MI ABUELO

Recuerdo tener cinko años, sino me ekivoko, kuando mi abuelo me kompró mi primer machete kon todo y su vaina para guardarlo. El es un hombre fuerte, valiente, kriado en el kampo. Lojano de cepa, de principios, honesto y muy trabajador. Son cientos de aventuras la ke vienen a mi mente al eskribir estas líneas en honor al hombre del kual aprendi a “ser fuerte komo una barreta”.

El kampo, la hacienda, las vakas, el río, la fauna, el guineo kon keso jajajaja son muchas kosas ke aprendi de mi abuelo. Ya en la eskuela, al salir de klases, pasaba por su tienda tomándome mi respectiva kola y kualkier golosina ke cariñosamente el me regalaba, hasta me daba para traerle a mi mamá, aunke a veces no llegaban pues en el kamino me las devoraba de sopetón jajaja.

Desde muy pekeño, bueno de peladito como diríamos en la rikísima kosta, solía akompañar a mi abuelo a su tienda de abarrotes en el merkado central. Kuatro y media de la mañana ya estábamos en pie, listos para ir a trabajar. Kuentan mis tías ke fue un milagro ke me salvase de ke me hiciera chicharrón un bus urbano ke “kasito” me aplasta, yo inkieto komo siempre, habíame salido a la kalle gateando y para mi mala fortuna fui a parar a las llantas de este karro. Gracias al grito de una viejita, kien sería? Me hubiera gustado konocerla, el chofer no dio pa´lante sino ke “freno a raya”. Hoy solo me keda “la seña” en la parte interior de mi rodilla derecha de lo ke pudo haber sido el final de mis días.

Dios sabe protegernos kuando “se las trae” kon uno. Mi profesor de teología en el Seminario solía decir “Dios no te va a soltar hasta ke entiendas lo ke kiere kontigo”. Muy apropiada la sentencia cierto?

Asi komo muy apropiado es decir ke no debemos ser ingratos kon los ke nos han demostrado kariño, a lo largo de nuestros días en este rekreo de la existencia humana. Hoy veo a mi abuelo más viejo ke antes, pero sigue siendo un roble, muy fuerte y vigoroso como solo el puede serlo. Ha invertido su vida sirviendo a su familia. Le ha tokado enterrar a todos sus hermanos y aunke no lo krean solo mi madre y mi tía Aura lo han tratado komo se merece…el resto…mejor no topemos ese tema…kada vez ke lo veo me fijo en su mirada, y leo en sus ojos el sentido del deber kumplido. Ocho hijos vivos, uno muerto de pekeño, y varios nietos. El siempre nos da kariño, nunka rehúsa pedirnos “una muchita”…yo siempre lo abrazo, siento ke soy como el.

El tiempo pasa, generación tras otra kontinúan la historia, pero hay algo ke “no pasa de moda”… servir al prójimo apasionadamente, trabajar “duro” y dejar en las manos de Dios tus preocupaciones…este ejemplo me a dado mi abuelo.

Gracias Señor por la vida de mi abuelo…bendícelo…yeah!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: