¿Estás siendo tentado?

¿Estás siendo tentado?

La tentación es el precio de la libertad que has ganado en Cristo. Jesús te hizo libre, pero dentro de esa libertad te dio la posibilidad de que puedas decidir en contra de lo que le agrada a Cristo.

Jesús sabe por cuales tentaciones estás tú pasando ahora mismo.


Ser tentado no es pecado, el pecado está en caer en la tentación. En regodearse, en saborear el ser tentado… para finalmente caer en la tentación.


Pecas cuando cedes para hacer lo que le desagrada a Jesús, aunque nadie más lo sepa. Pero Jesús si sabe que has caído en la tentación. Pero lo más importante: Jesús tiene compasión de ti.
Yo tengo gozo en mi corazón al saber que Jesús tiene compasión de mí en mis tentaciones.

¿Sientes tú lo mismo?


Jesús tiene compasión. Él es tu Sumo sacerdote. Él intercede por ti. Jesús es tu único mediador. También es tu Dios compasivo.


La Biblia te dice en Hebreos 4.14-16: «Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro». Bendito sea Jesús. No estamos solo en medio de la tentación. Él fue tentado en todo, como nosotros, pero sin pecado.

En 1 Juan 2.16 están las tres áreas de tentación: «Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo». Jesús, como real hombre que fue, fue tan tentado como tú y como yo en los deseos pecaminosos, en la lujuria de los ojos y en las vanaglorias humanas, pero sin pecado. A Jesús le laten las entrañas cuando tú eres tentado. Él comprende la tentación en que estás, Él te alienta a salir de la tentación, Él te liberta del poder de la tentación.


La Biblia te dice en Hebreos 2.18: «Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados». Yo no sé por cual tentación estás pasando. Yo no sé donde estás batallando en contra del pecado en tu vida. Pero una cosa sí sé por el testimonio de la Palabra de Dios: Tienes un Jesús que es compasivo. Tienes un Jesús que fue tentado. Tienes un Jesús que venció la tentación. Tienes un Jesús que es compasivo contigo.

http://evangelio.com/2009/02/25/%C2%BFestan-siendo-tentado/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: