Rockturando…21 de junio 2011

...debo cambiar

...debo cambiar

“Mi esposa me mata de las iras, no puedo comprender como alguien puede hacer eso”

A menudo esta frase se repite a diario, es más común de lo ke kreemos. Esta actitud en todos nosotros puede ocasionar que podamos perder inclusive la vida. La ira nos gobierna y nos descontrolamos, perdemos la razón y actuamos de las maneras más tontas y cobardes ke pueda mente humana imaginar.

Esto es algo kontra lo cual tenemos ke pelear ferozmente. Si es algo que te está consumiendo y matando de a poco, te recomiendo iniciar y terminar un proceso de consejería, sanidad interior y terapia psikológika ke te ayude a enrumbar tu ser y puedas destruir este ídolo en tu corazón.

Muy a menudo lo ke te causa coraje o ira es akello ke está guardado dentro de ti y ke no has hablado con Cristo al respecto. No existen formulas mágicas ni superpoderes que te kiten esta araña de la cabeza, solo la humillación y un desierto junto al Espíritu Santo te devolverán la paz ke necesitas para vivir lejos de estas alteraciones ke te esklavizan.

Muchas personas o circunstancias a tu alrededor pueden provocar ira, estimularte para ke salga a la luz estas conductas explosivas, pero no temas pues ellas no tienen ke tener  el control de tu vida. Dios es tu Padre y tendrá ke tener un trato kontigo donde sufrirás un poco pero serás sano.

Cuando mi esposa hace algo ke me enoja, suelo callarme, dejar pasar un buen rato y luego la abrazo fuerte y le pido perdón por no entenderla. No es ke no sienta indignación, pero más cierto es ke yo decido ser un hombre distinto y digo para mis adentros frases como:

“Yo soy valiente, soy muy hombre como para soportar esto, Dios me hizo fuerte hasta para recibir golpes. Mi cuerpo y mi mente fueron diseñados para guerrear…Dios yo te amaré aunque mi esposa me cause esta molestia”

Me estimulo  a vencerme a mí mismo y al enemigo, en ese mismo momento se ke se esta librando una feroz batalla en mi corazón…pero también se ke me he preparado para esto, me he adiestrado para vencer y entrenado para servir a Dios.

Honestamente no ha sido fácil, ni las primeras veces pude evitar herir a mi esposa con mis palabras…pero debo reconocer ke Dios esta konmigo y me permite sentir esa hombría de pelear contra lo ke verdaderamente está mal…y esa peleas aprendí a empezarlas de rodillas y mucho antes de ke sucedan…

Fuerza amigos…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: